El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha puesto fin hoy a su convalecencia, tras haber sido operado hace dos semanas de unos pólipos intestinales, y se ha dirigido a su oficina, informó la emisora turca de televisión NTV.

Erdogan reposaba en su domicilio en Estambul, tras la intervención quirúrgica en un hospital de la misma ciudad.

La cadena NTV mostró imágenes del convoy de Erdogan llegando al palacio de Dolmabahçe, donde dispone de una oficina, y afirmó que el mandatario ha reanudado hoy su trabajo.

La web oficial del primer ministro, no obstante, no prevé actos para hoy ni ofrece información actualizada.

El médico que operó a Erdogan, Mehmet Füzun, rector de la Universidad Dokuz Eylul, declaró ayer a la prensa que los pólipos eliminados eran "benignos".

"Con certeza, Erdogan no padece cáncer", dijo Füzun, según recoge el diario Zaman.

Durante los 12 días de reposo en casa, el primer ministro recibió a tres políticos extranjeros, de visita en Estambul: el vicepresidente estadounidense Joe Biden; el emir de Qatar, Hamed Jalifa Al Thani, y el primer ministro de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre, Dervis Eroglu.