El magnate empresarial Donald Trump ha dicho que podría cancelar el debate presidencial republicano previsto para finales de este mes debido a que sólo dos de los candidatos en liza han aceptado su invitación.

Trump servirá de moderador para el debate del próximo 27 de diciembre en Iowa, estado que realizará las primeras "asambleas populares" a principios de enero de 2012, pero sólo Newt Gingrich y Rick Santorum han aceptado participar.

Preguntado sobre si llevará a cabo el debate con sólo dos candidatos, Trump dijo que tendrá que pensarlo.

Para Trump, resulta incomprensible el escaso interés en ese debate porque, según dijo, ha colaborado con la campaña de la legisladora de Minnesota, Michele Bachmann, y ésta incluso le planteó la posibilidad de sumarse a su binomio si logra la candidatura del Partido Republicano.

"Después de todo eso, ella avisa que no va a ir al debate. Es cuestión de lealtad...cómo hace eso? me sorprende", afirmó Trump, quien ha coqueteado él mismo con la idea de lanzarse como candidato presidencial.

Sólo Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes, y Santorum, ex senador de Pensilvania, han aceptado ir al debate.

Los exgobernadores de Utah Jon Huntsman, y de Massachusetts Mitt Romney, así como el gobernador de Texas, Rick Perry, y el legislador de Texas, Ron Paul, también ha rechazado la invitación.

En días recientes, Trump mostró frustración ante la negativa de la mayoría de los candidatos presidenciales republicanos de participar en el debate, por considerar que esa ausencia, a su juicio, delata "poco coraje".