Con la muerte de un niño de 12 años herido grave el viernes, ascendieron a cuatro el total de palestinos fallecidos en los últimos días en ataques aéreos israelíes sobre Gaza, mientras continúan los disparos de cohetes desde ese territorio a Israel.

El portavoz del servicio de urgencias del Ministerio de Sanidad en Gaza, Adham Abu Salmiya, confirmó que el menor fallecido era hijo del civil muerto en un ataque aéreo registrado en la madrugada del jueves al viernes contra un objetivo del grupo islámico Hamás en el norte de la franja.

Ese ataque, lanzado por cazabombarderos F-16, según testigos, hizo que la vivienda familiar, en la que además resultaron heridas otros seis miembros de la misma familia, colapsara.

El bombardeo aéreo israelí se produjo poco después del disparo de cohetes por parte de milicias palestinas en Gaza contra suelo israelí, a su vez en respuesta a otro ataque aéreo el día anterior en el que murieron dos milicianos cuando viajaban en un vehículo por una céntrica calle de la capital de la franja.

La noche pasada la Aviación militar israelí volvió a bombardear varios puntos en el sur de la franja de Gaza, apunta un comunicado militar, que confirma haber hecho blanco en los objetivos.

En la tarde del viernes, al igual que en los días previos, milicianos palestinos dispararon varios proyectiles contra Israel, que no causaron heridos.

Israel responsabiliza a Hamás de cualquier acción ofensiva procedente del territorio que mantiene bajo su control.