Siria no cometerá el error de utilizar al proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) como arma en su enfrentamiento con Turquía, aseguró hoy el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu.

En una conversación con miembros de la Asociación de Reporteros Diplomáticos en Ankara, Davutoglu recordó que Siria y Turquía estuvieron a punto de ir a la guerra en los años 90, porque el país árabe ofrecía cobijo a la guerrilla kurda y a su líder, Abdulá Öcalan.

La amenaza de un conflicto armado hizo que Siria expulsara a Öcalan en 1998, tras lo cual las relaciones entre los dos países mejoraron rápidamente, hasta llegar a una estrecha alianza, el año pasado, que incluía reuniones de gabinete conjuntas.

La represión de las protestas en Siria ha motivado duras críticas por parte de Ankara, mientras que los medios controlados por Damasco acusan a Turquía de financiar y armar a los rebeldes del Ejército Sirio Libre, una guerrilla siria con base en el sur de Turquía.

Varios analistas turcos temen que Siria renueve ahora su antiguo apoyo al PKK y le facilite armas para acosar al ejército turco, pero Davutoglu cree que Damasco no cometerá "un error de este tipo", según sus palabras citadas en la web del diario turco Hürriyet.

"Turquía tiene experiencia en el combate contra el PKK y tiene unos eficaces servicios secretos; Siria también recuerda la experiencia del pasado", aseguró el ministro.

Davutoglu reiteró que Ankara ha advertido varias veces al presidente sirio, Bachar Al Asad, que no se debe utilizar munición real contra las manifestaciones, ni enviar al ejército a reprimirlas.

Añadió que Asad reconoció en su reciente entrevista con la cadena estadounidense ABC que no controla del todo su propio sistema, pero indicó que "si fuera sincero, castigaría a los culpables".

Pero el conflicto sí afecta seriamente a las relaciones económicas entre los países vecinos.

Siria cerró ayer el paso fronterizo de Akcakale, en la provincia de Sanliurfa, aduciendo motivos técnicos, una medida que se produjo dos días después de que Damasco volviera a abrir el principal paso de Cilvegözü, pero triplicando las tasas que exige a los camiones.

El ministro de Comercio turco, Hayati Yazici, informó hoy de que Siria ha suspendido todo el tráfico en dos pasos fronterizos y prometió buscar rutas alternativas para las exportaciones turcas.

Según recoge la agencia turca semioficial Anadolu, Yazici aseguró que Turquía también suspenderá el Acuerdo de Libre Comercio con Siria, al igual que hizo Damasco la semana pasada.