Cinco ministros de Finanzas latinoamericanos analizaron el viernes en esta capital la situación económica internacional y sus efectos en la región, en un encuentro al que acudió un alto ejecutivo del Fondo Monetario Internacional.

"Hemos querido reunirnos para analizar la compleja situación externa que están viviendo nuestras economías y nuestra región", señaló el anfitrión del encuentro, el titular de las finanzas chilenas Felipe Larraín.

Los otros ministros de finanzas que asisten son los de Colombia, Juan Carlos Echeverry; de México, José Antonio Meade; del Perú, Luis Miguel Castilla, y de Uruguay, Fernando Lorenzo.

A ellos se sumó el director para el hemisferio occidental del FMI, Nicolás Eyzaguirre, un ex ministro de Hacienda chileno.

Larraín señaló que probablemente en Europa habrá una recesión y las perspectivas para el 2012 "no son halagadoras en muchas economías desarrolladas y frente a eso el mundo emergente, en particular Latinoamérica y también Asia, se prepara para enfrentar de la mejor manera posible lo que pueda ocurrir fuera de nuestra región".

El ministro chileno apuntó que también junto a sus colegas compartirán la visión de sus respectivos países y las medidas para encarar los efectos externos en caso de que la crisis se agudice. Y la posibilidad de coordinar los paliativos.

Dijo que los cinco países representados en la reunión son globalizados, "de tal manera que lo que nosotros podemos hacer es amortiguar lo mejor posible los efectos de un shock externo, es de alguna manera proteger a los sectores más vulnerables de nuestras poblaciones".

"No estamos blindados ni somos inmunes frente a los problemas que ocurran en la economía internacional", enfatizó.

Larraín admitió, en todo, caso, que es muy ambicioso esperar un plan de contingencia común latinoamericano por las distintas realidades.

El ministro peruano Castilla declaró en una rueda conjunta con sus otros cuatro colegas y Eyzaguirre que para su país la inversión externa es importante. Destacó que ante las protestas regionales por proyectos mineros, su gobierno buscará las soluciones "guardando el estado de derecho y la seguridad jurídica de las inversiones, las cuales son imprescindibles para el desarrollo del país".

El mexicano Meade afirmó que la situación de su país y de Centroamérica estará supeditada a lo ocurra con Estados Unidos por la dependencia económica que tienen con ese país. Pero que "seguimos teniendo la expectativa de un crecimiento positivo" para el año entrante.

A su vez el uruguayo Lorenzo dijo que su país actualmente está "mejor protegido" que en anteriores crisis y que para el año entrante se prevé un crecimiento del 4%.

Eyzaguirre comentó que la crisis actual es bastante severa y ninguna región del mundo va a estar aislada de sus efectos. Dijo que el FMI está revisando sus proyecciones para el 2012, pero que sin duda Europa será la más afectada.

En cuanto a Latinoamérica, Eyzaguirre señaló que de no agravarse la situación europea "creemos que claramente la región estará capacitada para tener un crecimiento positivo, algo más atenuado que en el año anterior, pero todavía bastante expectante".