Los ministros negocian hoy contrarreloj en la XVII Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático (COP17) de Durban (Sudáfrica), donde está en juego el futuro del Protocolo de Kioto, que expira a finales de 2012.

Un grupo de 28 negociadores trabajó hasta las 04.00 (02.00 horas GMT) de hoy para limar diferencias, confirmó la comisaria europea de Acción para el Clima, Connie Hedegaard, durante una rueda de prensa en el último día oficial de la COP17.

"Pese a los signos alentadores, aún no hemos llegado (a un acuerdo) y el tiempo se agota. El éxito o el fracaso de Durban depende de un pequeño número de países que aún no se han comprometido con la hoja de ruta" de la Unión Europea (UE), dijo Hedegaard.

"Les necesitamos a bordo. No tenemos muchas horas. El mundo les está esperando", agregó la comisaria.

La cumbre de Durban debe decidir el futuro del Protocolo de Kioto, el único tratado que obliga legalmente a la reducción de emisiones, en el que participan todos los países desarrollados a excepción de EEUU, que no lo ratificó.

La Unión Europea propone, como condición para firmar la renovación del Protocolo, una hoja de ruta que exige un mandato para empezar a negociar un acuerdo global y vinculante que incluya a los países más contaminantes (desarrollados y emergentes).

Ese nuevo tratado, según el plan europeo, debería firmarse en 2015 y entrar en vigor en 2020.

Unos 20.000 delegados y observadores de más de 190 países asisten a la COP17 desde el pasado 28 de noviembre.