El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo hoy que el acuerdo de disciplina presupuestaria alcanzado por la eurozona junto con al menos otros seis países de la UE "se acerca bastante a un buen pacto fiscal".

El acuerdo "tiene que ser desarrollado y después implementado. Es un resultado muy bueno para la eurozona, muy bueno. Se acerca bastante a un buen pacto fiscal y, ciertamente, será una base para mucha más disciplina de los Estados miembros de la euroárea y, ciertamente, ayudará en la situación actual", de crisis, indicó.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha pedido recientemente en el Parlamento Europeo un "pacto fiscal" de la eurozona y después ha dicho "podrían seguir más elementos", aunque ha recalcado que la "secuencia importa", lo que ha sido interpretado como un prerrequisito para que la institución con sede en Fráncfort pueda dejar de lado sus reticencias y comenzar a comprar masivamente deuda soberana, algo que el propio Draghi negó el jueves que vaya a pasar.

En la rueda de prensa tras la reunión en la que el Consejo de Gobierno decidió del jueves bajar los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 1 %, Draghi negó que el BCE vaya a tener una implicación mayor en la crisis de endeudamiento soberano de la zona del euro.

El BCE no tiene intención de pasar por alto el artículo 136 del Tratado de la Unión Europea (UE), que prohíbe al Banco financiar a Estados endeudados, dijo Draghi.

También se mostró escéptico respecto a la posibilidad de que los bancos centrales nacionales de los países de la zona del euro transfieran financiación al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que compre deuda soberana europea y asista a los países con dificultades.

Draghi recordó que el BCE no es miembro del FMI y por ello son los bancos centrales nacionales, en todo caso, los que deben trasferir los fondos.

Los países del euro y otros Estados miembros pondrán a disposición del FMI hasta 200.000 millones de euros para que pueda ayudar mejor a la eurozona a afrontar la crisis de la deuda.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dijo a la salida que el acuerdo alcanzado hoy "es un paquete que va realmente en la buena dirección".

La cena informal de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que duró más de diez horas, concluyó a las cinco de la madrugada (04:00 GMT) de hoy sin lograr que el refuerzo de la disciplina presupuestaria quedase reflejado en un tratado que implicara a los veintisiete miembros de la UE.

Ante la oposición del Reino Unido y de Hungría, 23 Estados miembros anunciaron su disposición de unirse a un tratado intergubernamental, mientras que otros dos (Suecia y República Checa) pidieron consultar con sus parlamentos o los otros socios de sus coaliciones de Gobierno.