La esposa del heredero al Trono de Japón, la princesa Masako, expresó hoy su solidaridad con los afectados por el terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo con motivo de su 48 cumpleaños.

En un comunicado difundido por la agencia local Kyodo, Masako, en tratamiento médico desde hace casi nueve años debido a una depresión inducida por el estrés, explicó que la catástrofe "fue demasiado impactante como para definirla con palabras".

La princesa aseguró que atesora sentimientos de apoyo hacia los habitantes de las zonas afectadas por la catástrofe y que continúa "siguiendo de cerca su senda hacia la recuperación".

Un año más, Masako, conocida como "la princesa triste", hizo referencia en el escrito a su hija, la princesa Aiko, cuya vida escolar "ha ocupado una importante porción" de su rutina diaria este año.

Aiko, de 10 años, ha asistido a la escuela acompañada por su madre desde el año pasado, cuando se informó de que la niña había quedado conmocionada por el "comportamiento brusco" de compañeros de su curso, aunque desde hace poco acude a cada vez más clases sola.

"Las cosas parecen avanzar en la buena dirección", concluyó en este sentido la princesa heredera.

De acuerdo con un comunicado remitido por el equipo médico a Kyodo, la princesa heredera no se encuentra bien en ocasiones, de manera que sus actividades son limitadas debido a síntomas como dolores de cabeza y de estómago.

Masako ha limitado sus apariciones públicas y compromisos oficiales desde que en 2003 la Casa Imperial reveló que sufría de estrés, que algunos achacan a la rigidez del protocolo de la Casa Imperial y a las fuertes presiones que ha soportado para tener un hijo varón que perpetúe la línea imperial nipona.

No obstante, el equipo médico destacó que la visita que Masako realizó en primavera y verano a las zonas afectadas por el desastre de marzo junto a su marido, el príncipe heredero Naruhito, son señal de una recuperación estable.