El Gobierno de Estados Unidos devolvió hoy a Perú una Cabeza de Mono Dorada de la cultura Moche, que había sido sustraída ilegalmente de la región del Sipán en 1987, informaron hoy las autoridades de ambos países.

La devolución de la pieza arqueológica Moche, de incalculable valor histórico, se llevó a cabo hoy durante una ceremonia en la embajada de Perú en Washington, gracias a la cooperación judicial estadounidense después de más de una década de litigios.

La pieza está labrada en oro macizo y refleja el alto nivel de sofisticación metalúrgica alcanzado por la cultura Moche entre los años 200 y 800 de nuestra era, dijo la embajada de Perú en un comunicado.

El artefacto fue extraído ilegalmente como consecuencia del saqueo del entorno arqueológico de la tumba del Señor de Sipán, ubicada en Lambayeque.

La embajada de Perú explicó que la "Cabeza de Mono Dorada" era un ornamento característico de los collares usados por las más altas autoridades del antiguo Perú.

Según el Departamento de Justicia, la pieza fue a dar a una colección privada en Estados Unidos. El dueño de la colección, John Bourne, donó la cabeza de mono labrada en oro al Museo Palacio de los Gobernadores, en la capital de Nuevo México.

En setiembre de 1998, el FBI abrió una investigación sobre el probable ingreso ilícito de la pieza a EE.UU., y mantuvo la pieza bajo incautación provisional en el mismo Museo hasta 2008.

El Museo suscribió este año un "memorando de entendimiento" con el Gobierno de Perú para regresar la pieza a su "justo lugar en Perú", dijo el Departamento de Justicia en un comunicado.

"Esta repatriación es el resultado de los esfuerzos conjuntos" del Departamento de Justicia, la fiscalía de Nuevo México y el Museo de Nuevo México, indicó el fiscal Charles M. Oberly.

"Artefactos como esta cabeza de mono de la cultura Moche representa la historia no sólo del país de origen, en este caso Perú, sino también la historia de toda la humanidad. Esperamos que esta repatriación ayudará a reparar al menos algo del daño causado por el saqueo" en Sipán, agregó.

Por su parte, el embajador de Perú ante la Casa Blanca, Harold Forsyth, dijo que su país celebra la repatriación de la pieza, "que es parte de su memoria histórica, y desde hoy la ofrece al mundo entero para propiciar la admiración universal de un período de su historia donde floreció el arte metalúrgico de los antiguos peruanos de la cultura Moche".