El Dinamo de Zagreb insistió hoy en que "no hubo amaño" en el partido de la Liga de Campeones disputado el pasado miércoles entre el club croata y el Olympique de Lyon, que los franceses ganaron por 1-7, un resultado que les abrió el paso a la próxima fase de la competición.

"Es tendencioso, vergonzoso y malintencionado" proclamar el partido, jugado en el estadio Maksimir en Zagreb, de sospechoso y menoscabar así el éxito del rival del Dinamo sólo porque se ha asegurado con la diferencia de goles necesaria el paso a la próxima fase de la Liga de Campeones, señala el Dinamo en un comunicado.

La nota, que condenó "insinuaciones en la prensa internacional y nacional sobre supuesto amaño", indicó que en el duelo triunfó un equipo muy motivado, más potente que el Dinamo y también superior en número, después de que un jugador croata fue expulsado.

También aseguró que debates sobre el asunto son humillantes para el prestigio del Dinamo, del fútbol y el deporte croata.

"El Dinamo terminó el partido con un resultado de vergüenza por lo que ya ha emprendido determinadas sanciones. Se luchó el miércoles (...) por un resultado mejor, y nadie en el club esperaba un derrota tan dolorosa", señala el comunicado.

Ayer, el Ajax de Amsterdam solicitó a la UEFA una investigación sobre posibles apuestas ilegales en ese partido, cuyo resultado le costó la eliminación al equipo holandés, que, según su director técnico interino, Martin Sturkenboom, "tiene que hacer todo lo posible para estar seguro de que no ha ocurrido nada raro".

Las primeras pesquisas de la Autoridad Francesa de Apuestas y de la misma UEFA concluyeron ayer que no ha habido pautas irregulares en las apuestas del Dinamo-Olympique.