El Bundesbank, el banco central de Alemania, considera que la coyuntura en este país registrará un enfriamiento a lo largo del inminente invierno, pero que la economía se relanzará de nuevo durante 2012.

En su último informe con los mas recientes pronósticos económicos publicado hoy, el Bundesbank vaticina para 2012 un crecimiento económico en Alemania del 0,6 por ciento y corrige notablemente a la baja sus pronósticos de hace seis meses.

Entonces calculó que el Producto Interior Bruto (PIB) crecería en Alemania el año próximo un 1,8 por ciento, frente al 3,0 por ciento previsto para este año.

El Bundesbank señala que la crisis de la deuda en la zona del euro y el debilitamiento generalizado de las economías a nivel internacional afectarán negativamente a la coyuntura en Alemania.

El banco emisor germano señala que ello ralentizará sin duda la expansión del mercado laboral en Alemania, que ha alcanzado en los últimos meses nuevas cotas récord de empleo y retroceso del paro, aunque sin llegar a volcar las tendencias positivas, mientras la inflación seguirá, pese a todo, en retroceso.