El Departamento de Estado de Estados Unidos se mostró hoy "decepcionado" por los últimos anuncios de asentamientos israelíes y por el aumento de los mismos desde febrero, pero subrayó su oposición a que Palestina lleve de nuevo el asunto a la ONU.

"Estamos decepcionados por los anuncios recientes en Jerusalén y hemos conversado sobre ello con el Gobierno israelí, al que transmitimos continuamente nuestras preocupaciones", aseguró el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, en su conferencia de prensa diaria.

El miércoles, un comité del ayuntamiento de Jerusalén aprobó el el proyecto llamado Maale David, que prevé construir 14 viviendas en medio de Ras al-Amud, un barrio árabe de la capital.

El jefe negociador palestino, Saeb Erakat, afirmó poco después que la Organización para la Liberación Palestina (OLP) había decidido solicitar una reunión en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre el asunto.

Toner reconoció que los anuncios de nuevos asentamientos en territorio ocupado han aumentado considerablemente desde febrero, cuando Estados Unidos vetó en la ONU una resolución palestina que reafirmaba la ilegalidad de esas construcciones.

No obstante, el portavoz apuntó que si los palestinos vuelven a impulsar una resolución de ese tipo, EE.UU. volverá a oponerse, del mismo modo en que rechaza sus aspiraciones de ingresar en el Consejo de Seguridad como estado de pleno derecho.

"No creemos que haya ninguna respuesta para la Autoridad Palestina en la búsqueda de un camino a través de la ONU. La única forma de alcanzar su objetivo de un estado independiente es a través de la mesa negociadora", aseguró.

El Cuarteto para Oriente Medio -formado por EE.UU., Rusia, la Unión Europea (UE) y la ONU- se reunirá de nuevo por separado con israelíes y palestinos el próximo 13 o 14 de diciembre en Jerusalén, para tratar de desbloquear las conversaciones de paz, confirmó Toner.

A través de esas reuniones, los negociadores tratan de conseguir un acercamiento en las posiciones básicas en cuanto a fronteras y seguridad, los dos temas más espinosos.

Su objetivo es mantener una reunión preparatoria con las partes cara a cara antes del fin de enero, en la que los negociadores expondrían claramente sus posiciones en esos dos asuntos.

No obstante, los palestinos mantienen como condición previa para su regreso a las negociaciones el fin de las construcciones en territorio ocupado, lo que hace peligrar el objetivo del Cuarteto de obtener progresos sustanciales en el proceso de paz antes de julio de 2012.