Las autoridades de Bogotá pidieron hoy a los países vecinos de Latinoamérica una bomba de extracción petrolera de gran capacidad para rebajar el agua que ha anegado grandes sectores de la capital colombiana, en medio de la peor tragedia por las lluvias que recuerdan sus habitantes.

El gerente de la Empresa pública de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), Luis Fernando Ulloa, precisó a Efe que el equipo que se requiere es de los utilizados por algunos países petroleros en campos de explotación.

"Requerimos al menos una bomba de un metro cúbico por segundo y una cabeza hidráulica de quince metros", explicó Ulloa, al apuntar que se trata de un equipo de "gran caudal y gran potencia".

Asimismo indicó que en países de la región, como Ecuador, Venezuela o México, existe este tipo de equipos, por lo que la Alcaldía de Bogotá y la EAAB están en la tarea de establecer dónde puede haber uno de ellos disponible para ayudar a la ciudad.

Las gestiones cuentan con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores, agregó el funcionario, quien indicó que el transporte de la bomba podrá hacerse en una aeronave militar colombiana.

La bomba es fundamental para solucionar de manera rápida la emergencia que afronta desde comienzos de esta semana la capital colombiana, en particular las populosas localidades de Bosa y Kennedy, en el sur y el suroeste de la ciudad.

La salida de cauce del canal Cundinamarca, tributario del río Bogotá, inundó los domicilios de 45.196 personas, que conforman 12.408 familias, según el censo.

Las aguas han alcanzado niveles de hasta un metro y medio, lo que ha obligado a los organismos de socorro a recurrir a botes y otro tipo de embarcaciones para evacuar a los damnificados.

Asimismo, las fuerzas de seguridad debieron movilizar a las áreas anegadas contingentes de carabineros para hacerles frente a asaltantes que se han aprovechado de la emergencia para saquear los domicilios.

El gerente de la EAAB aseguró a Efe que una sola bomba de las que características mencionadas puede comenzar a aliviar de manera inmediata la situación de emergencia, aunque advirtió de que el desagüe tomará días.

"Con dos bombas, la emergencia estaría superada en cuatro días", precisó Ulloa, para quien la actual crisis por lluvias supera la de marzo de 2003, cuando los desbordamientos del río Tunjuelo damnificaron a unas 20.000 personas en barriadas del sur de la capital.

Colombia afronta desde el pasado septiembre un período lluvioso, intensificado por el fenómeno meteorológico de La Niña, que deja al menos 140 muertos y más de medio millón de damnificados.