El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, aterrizó hoy en Mogadiscio acompañado por una delegación de altos cargos en una visita histórica, puesto que hace años que un máximo representante de la ONU no viaja a la capital de Somalia, informó hoy en su página web el medio somalí Shabelle News.

La delegación se reunió con varios oficiales somalíes, entre ellos el primer ministro, Abdiweli Mohamed Ali, y miembros de su gabinete de ministros, y se prevé que Ban se entreviste asimismo con el jefe de Estado de Somalia, Sheikh Sharif Sheikh Ahmed, en el palacio presidencial a lo largo de la jornada.

Según Shabelle News, el Gobierno somalí ha desplegado fuertes medidas de seguridad ante la llegada de Ban a Mogadiscio, donde se podían ver miles de policías y militares en las principales calles de la ciudad.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra tribales y bandas de delincuentes armados.

En la actualidad, el grupo radical islámico Al Shabab, que controla gran parte del sur de Somalia, combate para derrocar al internacionalmente respaldado Gobierno Federal de Transición somalí y a las tropas AMISOM con el fin de instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.

Al Shabab también controlaba partes de Mogadiscio hasta el pasado mes de agosto, cuando se vio forzado a retirar a sus efectivos por la ofensiva de AMISOM y del ejército somalí, pero todavía comete atentados en la ciudad.

En octubre pasado, unas 100 personas murieron en un ataque suicida de Al Shabab en un complejo de edificios gubernamentales en el centro de Mogadiscio, tras lo que prometieron llevar a cabo más atentados.