Las autoridades informaron hoy que cuarenta personas han muerto por un incendio declarado de madrugada en un hospital de la ciudad de Calcuta, en el este de la India.

La jefa del Gobierno regional de Bengala, Mamata Banerjee, declaró a los medios locales que cuarenta cadáveres han sido ya llevados a al hospital público SSKM de Calcuta.

Mamata describió el siniestro como fruto de una negligencia que calificó de "crimen imperdonable" y pidió que se aplique "la condena más dura posible" a los responsables, según la cadena NDTV.

Poco antes, el Ejecutivo regional había situado en veinte el número de víctimas mortales, la mayoría de ellas por asfixia.

Varias unidades de bomberos proseguían poco antes de mediodía las labores de rescate de un número indeterminado de personas que continuaban atrapadas en las plantas altas del centro hospitalario.

Portavoces del cuerpo de bomberos informaron poco antes de que el incendio estaba controlado y solo subsistían focos en el sótano del edificio, pero admitieron que desconocían el número de pacientes que permanecían en el interior del inmueble.

El incendio se declaró por causas desconocidas en el hospital de AMRI, localizado en el barrio de Dhakuria, en el sur de la ciudad, al que se han desplazado cientos de familiares y amigos de los ingresados para conocer la suerte de sus seres queridos.