El político Andrés Manuel López Obrador se registró el viernes como precandidato presidencial único del principal partido de la izquierda y convocó a lograr un "renacimiento" de México a partir de la promoción de la honestidad, la justicia y el amor al prójimo.

"Ahora ser revolucionario significa luchar por los demás, ser revolucionario es ser movidos por el amor al prójimo", señaló López Obrador, quien ya había sido candidato presidencial de la izquierda en 2006 y que en las últimas semanas ha moderado su discurso que por años fue beligerante.

El político, quien se ha dicho víctima de un fraude electoral en 2006, convocó a filósofos, sociólogos, antropólogos, ancianos de comunidades indígenas, padres de familia y escritores a elaborar "una constitución moral" o "código de ética" para hacer frente a la crisis que consideró padece México y que "no es nada más por falta de bienes materiales", sino "por la pérdida de valores culturales, morales, espirituales".

López Obrador se registró como precandidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en el que milita y que irá en alianza con los minoritarios Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano.

Los mexicanos irán a las urnas el 1 de julio de 2012 para elegir al nuevo presidente del país.

Diversas encuestas han señalado que el favorito para alzarse con el triunfo es el Partido Revolucionario Institucional (PRI), un grupo que gobernó el país por siete décadas de manera ininterrumpida hasta el 2000 cuando fue derrotado por el conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Algunos sondeos ubican al PAN en segundo lugar de las preferencias y al PRD en tercer lugar.

López Obrador señaló que la situación de violencia del crimen organizado que padecen varias zonas del país no la enfrentará sólo con medidas coercitivas, sino a través del crecimiento económico y la creación de empleo.

"Nosotros sostenemos como criterio básico que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia... la violencia no se debe enfrentar con la violencia, el mal no se debe enfrentar con el mal", señaló el también ex alcalde de la ciudad de México.

Pese a un despliegue inédito de militares y policías federales en diversas zonas del país, la violencia atribuida al narcotráfico se cobró hasta finales de 2010 cerca de 35.000 víctimas, según cifras oficiales.

El gobierno ha dejado de dar a conocer las cifras, aunque algunos recuentos periodísticos señalan que a punto de cerrar el 2011 se han superado las 40.000 muertes.

López Obrador dijo que buscará que la economía crezca a tasas superiores del 6% y generar 1,2 millones de empleos al año. Prometió que de ganar, en los primeros seis meses de su gobierno daría ocupación y estudio a siete millones de jóvenes.

En 2011 el banco central espera que el PIB crezca entre 3,5% y 4%.

En 2009 la economía mexicana registró una caída histórica de 6,1%, en medio de la crisis internacional, para rebotar en 2010 y cerrar en 5,4%.

Lo más cercano que ha estado la izquierda de llegar a la presidencia de México fue justo en 2006, cuando el candidato era López Obrador que perdió por escaso medio punto porcentual ante el actual presidente Felipe Calderón, del PAN.

El político izquierdista nunca ha reconocido su derrota y el viernes lo ratificó.

"Ya ganamos en el 2006 y vamos a volver a ganar en el 2012", dijo.