Algunos alguaciles en condados de Carolina del Norte cuyos departamentos participan en programas federales para identificar a criminales sospechosos que no están legalmente en Estados Unidos creen que sus esfuerzos están dando más seguridad a los residentes.

Los alguaciles de los condados de Alamance y Rockingham hablaron el miércoles durante la primera reunión de un comité de la Cámara de Representantes para ver si los legisladores deben considerar más iniciativas el próximo año para desalentar la inmigración no autorizada en el estado.

Activistas en el tema migratorio llenaron la sala de la audiencia en el recinto legislativo.

El condado de Alamance participa en el esfuerzo llamado "287(g)" bajo el cual los asistentes de los alguaciles son capacitados para procesar a los acusados de un delito que después se sepa que se encuentran ilegítimamente en el país.

La legislatura estatal de antemano acordó este año requerir a los gobiernos y empresas locales utilizar el sistema federal E-Verify para revisar el estatus migratorio de las personas que contraten.