El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel defienden hoy ante los otros líderes del Partido Popular Europeo (PPE) su plan de salvamento del euro horas antes de la cumbre de la UE que será la prueba de fuego para un proyecto bajo la presión de los mercados.

Sarkozy y Merkel aprovechan su presencia en el congreso del PPE en Marsella para sondear el efecto del dispositivo que ayer formalizaron ante el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, con otros jefes de Estado o de Gobierno conservadores en encuentros bilaterales.

El futuro presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, intervendrá esta tarde en el congreso del PPE y, además de las entrevistas programadas con Merkel y Sarkozy, se reunirá con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y con el primer ministro polaco, Donald Tusk.

En Marsella están también otros mandatarios que participarán a partir de esta tarde en la cumbre de Bruselas, entre otros, el presidente rumano Traian Basescu o los primeros ministros de Portugal, Pedro Passos Coelho; Finlandia, Jyrki Katainen; Hungría, Viktor Orbán; Suecia, Fredrik Reinfeldt e Irlanda, Enda Kenny.

Los líderes del PPE celebran por la mañana un encuentro a puerta cerrada en el que la crisis europea centrará de nuevo su atención, antes de la larga serie de discursos públicos que empezará con el de Sarkozy y terminará con el de Merkel y el del presidente del partido, el exprimer ministro belga Wilfried Martens.