Un técnico de mantenimiento acusado de asesinar a golpes a una niña hispana tuvo el jueves su primera audiencia judicial.

Ryan Brunn, quien vivía y trabajaba en un complejo de apartamentos, está aislado sin derecho a fianza en una prisión en el norte de Georgia.

El acusado, de 20 años, se presentó ante la corte superior del condado en Cherokee vestido con un overol anaranjado y chaleco antibalas. Los policías revisaron a todos los que ingresaron a la sala del tribunal.

Las autoridades no informaron si se habían efectuado amenazas contra la vida de Brunn.

Jorelys Rivera, de 7 años, fue vista por última vez el viernes por la tarde caminando hacia su casa proveniente de un parque que está dentro del complejo de apartamentos. Las autoridades creen que fue llevada a una vivienda vacía cercana, donde fue atacada sexualmente, apuñalada y golpeada hasta que murió. Su cuerpo fue encontrado el lunes.

La familia de Brunn dice que él es inocente.