Nueve combatientes y un soldado murieron cuando milicianos vinculados con al-Qaida atacaron un puesto militar al este de la ciudad de Zinjibar en la provincia sureña de Abyan, dijeron las autoridades yemeníes el jueves.

Los milicianos ocuparon Zinjibar en mayo, poco después que un levantamiento de diez meses contra el régimen autoritario del presidente Alí Abdulá Salé deterioró la autoridad en todo el país. Los militares se aliaron temporalmente con unidades rebeldes y recuperaron la ciudad en junio, pero todavía no han establecido control completo y suelen chocar con los islamistas.

El mes pasado, Salé firmó un acuerdo respaldado por Estados Unidos en Riad, la capital saudí, según el cual debe dejar el cargo para fin de año.

Pese a que el acuerdo podría poner fin a la violencia, muchos yemeníes rechazan la transferencia de poder porque deja buena parte del aparato oficial intacta y ofrece inmunidad al presidente.

Decenas de miles de yemeníes participaron en manifestaciones en Saná y otras ciudades para exigir que Salé sea juzgado por corrupción y la muerte de manifestantes.

El primer ministro entrante, Mohamed Basindwa, anunció el miércoles que formó un gobierno de unidad nacional compuesto por aliados y oponentes de Salé para tomar el control de los ministerios.

Pero las unidades militares en el país seguían divididas. Algunas respaldan a Salé y su familia o a otras figuras del régimen, mientras otras están aliadas con sus rivales en el poderoso clan al-Ahmar o con otras fuerzas de la oposición.

Las divisiones proporcionan una oportunidad a al-Qaida, que desde hace tiempo tiene bases en Yemen, para disputar el control de la provincia de Abyan y otros territorios.

Un médico en un hospital militar en la cercana ciudad de Adén confirmó el ataque del miércoles y dijo que cuatro soldados eran atendidos por sus heridas.

Mientras tanto, dos cibersitios yemeníes independientes dijeron que el gobierno ha puesto en libertad al líder de un movimiento secesionista en el sur que había sido detenido en febrero.

NewsYemen y Cambio dijeron que Hasan Baoum, de 71 años, del Consejo Supremo para el Movimiento Sureño Pacífico, salió en libertad junto con su hijo poco después que se formó el gobierno de Basindwa.

Yemen del Sur fue un país separado desgarrado por conflictos mortíferos entre grupos que se disputaban el poder. Se fusionó a Yemen del Norte durante el régimen de Salé en 1990 pero la mayoría del pueblo se siente tratada injustamente por los yemeníes del norte.