Las Páginas Amarillas están a punto de regresar, al menos en Cuba.

La sección posterior de la guía telefónica pronto proporcionará un muy necesario espacio de publicidad a empresas privadas que han abierto en el marco de las amplias reformas económicas impulsadas por el presidente Raúl Castro.

La monopólica empresa telefónica estatal Etecsa cobrará 10 dólares por un anuncio básico — nombre, dirección y hasta dos números telefónicos — según un artículo publicado el jueves por el periódico Granma, órgano del Partido Comunista.

Este no es un costo barato en Cuba, donde los salarios gubernamentales promedian los 20 dólares. Es más de lo que pagan mensualmente por su licencia algunos trabajadores independientes, como por ejemplo jardineros, y Granma señaló que debe pagarse en pesos convertibles, los cuales son más valiosos.

Cuba tiene un sistema monetario dual único en el cual la mayoría de los salarios son pagados en pesos nacionales, mientras que los convertibles son utilizados para muchas importaciones, artículos muy costosos o en el sector turístico.

Etecsa también permitirá a propietarios de negocios pequeños comprar anuncios más grandes por un costo no especificado, que presumiblemente será mucho más alto, calculado a 20% de las tarifas cobradas actualmente.

Hasta ahora, las páginas amarillas han sido de utilidad limitada en la nación comunista, ya que sólo listan empresas estatales o compañías mixtas con participación estatal y privada.

Pero con cientos de miles de personas que han adquirido licencias de negocios desde el año pasado, lo que ahora son sólo 68 páginas amarillas en toda la ciudad de La Habana, con dos millones de habitantes, seguramente engordarán considerablemente.

Sería lo opuesto a la tendencia vista en Estados Unidos y otros países donde las páginas amarillas parecen ser una especie en extinción, ya que la gente recurre cada vez más a internet y teléfonos inteligentes para encontrar plomeros, salas de cine o una tienda de embutidos cercana.

La fecha límite para aparecer en la edición del próximo año es el 23 de diciembre.