Las medidas anunciadas este jueves por el Banco Central Europeo (BCE) para aumentar la liquidez de los bancos y facilitar el crédito son una luz al final del túnel de la crisis en la zona del euro, afirmó hoy el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega.

"Estamos viendo ahora una luz al final del túnel del problema europeo. Es un largo túnel y es una pequeña luz, pero es importante", aseguró el ministro en declaraciones a periodistas al elogiar las medidas anunciadas por el BCE.

Además de bajar los tipos de interés al 1 por ciento anual, el Banco Central Europeo anunció hoy dos nuevas operaciones de inyección de liquidez en euros para facilitar el crédito a los consumidores y a las empresas en la zona del euro.

Según el ministro brasileño, el BCE había mantenido hasta ahora una posición un poco tímida frente a la crisis, y ahora es necesario que los países de la Unión Europea le den seguimiento a las medidas adoptadas por la autoridad monetaria.

"El Banco Central Europeo se aproximó un poco más a la institución que presta en última instancia, que venía cumpliendo de forma tímida, casi que avergonzada. Veo que los países europeos percibieron que es necesario colocar al BCE en el frente del combate en esta crisis", afirmó Mantega.

El ministro agregó que, pese a que el camino adoptado por el presidente del BCE, Mario Draghi, está correcto, su actitud tiene que ser más osada.

"El BCE tiene que decirle al mercado que va efectivamente a adquirir títulos y bonos de los países europeos", afirmó.

"La actuación aún no es la ideal. Tiene que avanzar al punto de decir que va a comprar los bonos de los países europeos, que va a garantizar la renegociación de las deudas de los países europeos", agregó.

Poco antes, sin embargo, el propio Draghi negó en una rueda de prensa que la entidad monetaria esté dispuesta a comprar más deuda soberana a cambio de un acuerdo fiscal de los países europeos.

El ministro brasileño destacó igualmente la importancia de la creación de un Fondo Fiscal Europeo. "Si ellos consiguen la proeza de discutir juntos las metas fiscales de cada país habrá un control conjunto y será igualmente un importante avance", dijo.

Mantega reiteró que Brasil está dispuesto a contribuir con más recursos al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que puedan ser canalizados a los países con problemas financieros, pero desde que los países europeos también se comprometan con aportes.

El ministro, además, descartó que Brasil pueda inyectar recursos en algún fondo eventualmente creado para adquirir títulos de deuda de los países europeos. "No es eso lo que queremos", dijo.