Jennifer López se apareció el jueves en una playa uruguaya con top rojo y jeans, bailó capoeira entusiasmando a testigos, y se retiró repartiendo sonrisas.

Sólo media hora estuvo la reconocida estrella en Montevideo para hacerle una audición a un grupo de bailarines para su programa "Q'viva: The Chosen", que la llevó previamente a Lima, Santiago de Chile y Buenos Aires.

El espectáculo para los paseantes de la rambla montevideana en una cálida y soleada tarde primaveral fue en la Playa de los Ingleses, en la zona residencial de Punta Gorda, donde la superestrella neoyorquina de origen puertorriqueño y su numeroso equipo desembarcaron para la filmación de rigor, donde ella misma bailó capoeira junto a otros bailarines.

Se desconocen los pasos siguientes de López, cuyas actividades se han mantenido herméticamente guardadas.