La cantante portorriqueña Jennifer López dejó hoy de lado los ritmos latinos para practicar un poco de capoeira en una playa de Montevideo junto con un grupo de bailarines que participan en su programa "¡Q'Viva! The Chosen", que será emitido en 2012 por distintos canales en 21 países de América.

López, que en los últimos días estuvo en Perú y en Chile para grabar otros fragmentos del espacio televisivo, llegó a media jornada a la Playa de los Ingleses, en la zona de Punta Gorda, donde le esperaba un escenario montado con tablas de madera sobre la arena.

La artista, que lucía gafas de sol, el pelo recogido, unos vaqueros y una camiseta sin mangas roja, se descalzó nada más bajar de la furgoneta para observar en la playa durante largo rato la actuación de los bailarines, de raza negra y que lucían pantalón blanco y el torso desnudo.

Posteriormente, tras dirigir unas palabras al objetivo de una cámara de televisión de la producción del programa, se acercó al grupo e hizo unos pinitos con la capoeira brasileña, una combinación de artes marciales y baile de origen africano.

Decenas de curiosos y reporteros gráficos siguieron la escena desde lejos, debido al cordón de seguridad impuesto por el equipo de la cantante.

La intérprete de "On the floor" se encuentra de gira por la región en busca de nuevos cantantes, bailarines, músicos y artistas que quieran participar en "¡Q'Viva! The Chosen".

López produce este programa junto a su expareja, el salsero Marc Anthony, del que se separó recientemente y con el que tiene dos hijos, Emme y Max.

Según los medios uruguayos, la artista retomará su actividad en el país esta tarde en el Barrio Sur y por la noche en el Teatro Solís, en ambos casos en el centro de Montevideo. Está previsto que abandone Uruguay este viernes.