Al técnico de la Roma, el español Luis Enrique, no le podía tocar un peor adversario para el partido que le podría costar el puesto: el líder Juventus.

Tras dos derrotas consecutivas, con Fiorentina (3-0) y Udinese (2-0), el técnico quedó en una posición delicada que provocó una larga reunión con los dirigentes del club y con los mismos jugadores, que le reiteraron la confianza.

La Roma está lejos de la lucha por el scudetto y marcha octava con 17 puntos, a 12 del líder Juventus.

La Roma tiene a su favor, al menos teóricamente, que juega en su estadio Olímpico, pero los tifosi suelen ponerse nerviosos si las cosas no marchan bien en los primeros minutos.

El partido se realizará el lunes y será el último de la fecha, cuando ya hayan jugado Milan contra Bologna y Udinese ante el Chievo, por lo que la Juve sabrá si necesita un triunfo para conservar la punta.

Milan y Udinese escoltan a la "Vecchia Signora" con 27 unidades.

Además de los numerosos jugadores lesionados, entre ellos el defensor argentino Nicolás Burdisso que se perderá todo el campeonato, la Roma sufre las bajas por suspensiones del zaguero brasileño Juan, el volante argentino Fernando Gago y el delantero español Bojan Krkic.

Pero recuperará al delantero argentino Pablo Daniel Osvaldo, que cumplió una fecha de castigo por indisciplina, y Francesco Totti podría volver después de una ausencia de más de un mes por lesión.

En cambio, Juventus viene de cinco triunfos consecutivos.

El Inter, otro de los grandes del calcio, se encuentra entre las cuerdas en una situación aún peor que la Roma.

Desde hacía 65 años que el Inter no partía tan mal y está al borde de la zona de descenso a la Serie B, tras haber sido campeón de Europa y de Italia. Detrás de los nerazzurri, que suman 14 puntos, se encuentran sólo cuatro equipos: Bologna, Novara, Cesena y Lecce. Los tres últimos pierden la categoría.

Inter recibirá a Fiorentina, que viene de arrollar a la Roma, y podrá contar con el holandés Wesley Sneijder y el brasileño Maicon, que estaban lesionados.

El técnico Claudio Ranieri señaló que debe cuidar al delantero uruguayo Diego Forlán, quien se declara "siempre en condiciones de jugar, pero debe esperar un poco más para no correr ningún riesgo" tras salir de una lesión.

La historia del Inter y de la Roma tiene muchas cosas en común, empezando por las numerosas temporadas que terminaron con el Inter primero y la Roma segunda (2007, 2008 y 2010) y ahora cada uno con seis derrotas.

La nueva fecha del calcio se inicia el sábado con Lecce-Lazio, Siena-Genoa, Inter-Fiorentina y Palermo-Cesena. El domingo jugarán Atalanta-Catania, Bologna-Milan, Cagliari-Parma, Udinese-Chievo y Novara-Napoli. El lunes se enfrentarán Roma-Juventus.