Una pequeña coalición de grupos del exilio cubano dijo el miércoles que permanecerán en aguas internacionales durante la exhibición de fuegos artificiales frente a la costa de La Habana para protestar por presuntas violaciones a los derechos humanos en la isla.

"No estamos provocando a nadie. Estamos ejerciendo nuestro derecho" de libertad de expresión, manifestó Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia que organizó la exhibición del 9 de diciembre y lidera la coalición.

"Estados Unidos nos ha advertido que no entremos en aguas cubanas. Y hemos dado nuestra palabra de que esta flotilla no va a entrar en aguas cubanas. Lo vamos a hacer desde espacio marítimo internacional, a 12,5 millas (20 kilómetros) de Cuba", aseguró.

El departamento de Estado dijo que se reunió con los exiliados pero no tiene autoridad para impedir la protesta.

"Instamos al Movimiento Democracia y al gobierno cubano a que sean cautos y moderados en la exhibición de fuegos artificiales", expresó el miércoles un portavoz del departamento de Estado en comunicación telefónica con la AP.

"No alentamos la actividad, pero tampoco tenemos la autoridad para impedirla", aseguró el funcionario, que pidió no revelar su nombre porque aún no había sido difundido un comunicado oficial.

Ni la prensa escrita cubana ni la televisión han hecho mención del tema hasta ahora.

Pero un artículo publicado el martes en el sitio oficial digital Cubadebate calificó de "provocación contra Cuba" los planes de los exiliados de lanzar fuegos artificiales desde los barcos para protestar por el maltrato a las Damas de Blanco y otras presuntas violaciones a los derechos humanos.

"Esta nueva provocación promovida para el próximo 9 de diciembre ha sido aprobada por la administración de Barack Obama, quien dice trabajar para distender las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, contrario a la decisión de su predecesor George W. Bush y a la posición de su copartidario William Clinton", explicó Cubadebate en el artículo de opinión firmado por el periodista José Luis Méndez.

Sánchez afirmó que "aquí no hay dinero del gobierno, no hay ninguna agencia de inteligencia. Es puramente cubano".

No es la primera vez que un grupo de exiliados realiza protestas de este tipo.

En 1996 los militares cubanos derribaron dos aviones que transportaban activistas de la organización de exiliados Hermanos al Rescate, matando a cuatro personas. El gobierno cubano sostiene que habían ingresado en territorio aéreo cubano, acusación que los activistas rechazan.

En su incursión marítima, los exiliados prevén utilizar una flotilla de seis a ocho barcos pequeños, aunque no descartan que sea sólo uno si las condiciones climáticas no son buenas.

La flotilla estará presidida por un barco que llevará una bandera blanca como símbolo de paz y una imagen de la líder de las Damas de Blanco Laura Pollán, recientemente fallecida, con gladiolos en sus manos.

Los barcos planean partir de una marina de Cayo Hueso, en el extremo sur de la Florida, el viernes en la mañana. A las ocho de la noche comenzarían a lanzarse los fuegos artificiales, y después de dos horas, los barcos regresarían a Estados Unidos.

La portavoz de la Guardia Costera Marilyn Fajardo manifestó a la AP que su agencia efectuará patrullajes en el área pero no interferirá con las medidas legítimas de seguridad del gobierno cubano.

Advirtió que si alguna de las embarcaciones entra en territorio cubano "están en un gran riesgo" y dijo que el gobierno estadounidense no puede especular sobre las respuestas de otros gobiernos, en esta o en cualquier otra situación.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino