Veinticinco ex conductores de Hertz en el Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma presentaron una demanda donde alegan que fueron despedidos debido a su raza, religión y nacionalidad.

Los ex empleados son musulmanes que nacieron en Somalia.

La demanda presentada el miércoles ante la corte señala que Hertz Corp. dio por terminado su contrato después de que se negaron a marcar la salida en la hora de las oraciones. La demanda agrega que a ellos no se les había requerido marcar la hora de salida antes y que las normas fueron cambiadas para afectar a los musulmanes somalíes.

Los funcionarios de Hertz no pudieron ser localizados mientras se buscaba su opinión después del horario de oficina, pero anteriormente un vocero había dicho que otros conductores que fueron suspendidos en septiembre regresaron a sus puestos de trabajo una vez que aceptaron marcar la hora de salida.

Los trabajadores que están demandando quieren ser reinstalados a sus puestos de trabajo y que se les paguen los salarios, además del reembolso de las prestaciones perdidas y el pago de sus abogados.