El mundo del fútbol se paralizará el sábado con la disputa del clásico del fútbol español entre Real Madrid y Barcelona por la 15ta fecha de la liga.

Con estratosféricos presupuestos económicos, plantillas de lujo y fanáticos entregados en los cinco continentes, los considerados dos clubes más poderosos del planeta se miden por primera vez esta temporada en medio de una máxima expectación y papeles cambiados respecto a sus últimos duelos.

El vigente campeón Barsa, ganador de los tres últimos campeonatos, visita el estadio Santiago Bernabéu mirando de abajo en la clasificación, segundo con 34 unidades. Tres puntos de ventaja y un partido menos lleva el Madrid, puntero autoritario desde hace seis fechas, únicamente derrotado por Levante en la tercera.

Invicto en su estadio, el equipo que dirige José Mourinho hilvana 15 victorias consecutivas en todas las competiciones y confía en revertir su suerte ante un Barsa que ha dominado los últimos clásicos, cargados de tensión, polémica y resultados adversos para los capitalinos.

Desde que Pep Guardiola asumió la dirección, los azulgrana nunca han perdido en feudo blanco, donde presentan balance de tres victorias y dos empates. Y en el global, el técnico catalán ha ganado siete de sus 11 enfrentamientos. Su única derrota ante el gran rival fue en Valencia, por la pasada final de Copa del Rey.

Pero el Barsa, que adelantó una fecha por la próxima disputa del Mundial de Clubes, viene de perder en su desplazamiento a Getafe, y sus seguidores transmiten ciertas dudas respecto al clásico.

El gran objetivo del Madrid es una victoria que signifique un impulso en la clasificación y el ánimo de una plantilla que ansía sentirse superior al vigente campeón. En la memoria reciente "merengue" están grabadas las fechas del 2 de mayo de 2009, cuando los azulgrana ganaron en el feudo madridista por contundente 6-2, y el 29 de noviembre de 2010, cuando el Barsa goleó 5-0 de local.

La sensación en la capital es que llegó el momento de cobrarse venganza, aunque Mourinho impuso el silencio entre sus jugadores y restó importancia al Clásico este miércoles: "Es un partido más y hay poco tiempo. Para nosotros la vida sigue igual", resumió el portugués, que incluso dio pistas sobre su posible alineación: "Jugarán de inicio Cristiano (Ronaldo), (Angel) Di María y (Karim) Benzema o (Gonzalo) Higuaín", adelantó, aficionado a jugar al despiste.

Con ambas plantillas prácticamente al completo, Mourinho podría decantarse por un once conservador con tres mediocentros: Xabi Alonso, Lass Diarra y Sami Kedhira, o incluso el central Pepe en marcaje individual sobre el astro argentino Lionel Messi.

Messi, igualado en la tabla de cañoneros a 17 goles con Cristiano, volverá a ser la gran baza barcelonista en el Santiago Bernabéu, donde "La Pulga" acumula siete goles en sus últimas cinco visitas.

Las dudas de Guardiola radican en apostar por un dibujo táctico con tres o cuatro defensas, posiblemente dejando al capitán Carles Puyol y Gerard Piqué en el banquillo. Dependiendo de la ubicación de Cesc Fábregas, también debe decidir acompañantes de Messi en ataque, donde David Villa, Pedro Rodríguez, Isaac Cuenca y el chileno Alexis Sánchez pugnan por la titularidad. La experiencia de los dos primeros juega a su favor, pero el técnico baraja seriamente la posibilidad de que Alexis parta de inicio por su mayor agresividad en la presión defensiva.

"De los últimos años al que llegan mejor, pero los clásicos nada tienen que ver con la clasificación ni con cómo llegan unos y otros. Para nosotros sería un punto de inflexión ganar allí", comentó el barcelonista Xavi Hernández antes que Guardiola diera descanso a sus futbolistas hasta el viernes para aislarse de la presión.

Antes del gran choque, el cuarto clasificado Levante defenderá su plaza de Liga de Campeones ante el visitante Sevilla, quinto con dos puntos menos. Valencia, tercero con 30 unidades, visita al Betis.

El domingo inicia con el Rayo Vallecano-Sporting Gijón y sigue con Getafe-Granada, Villarreal-Real Sociedad, Zaragoza-Mallorca, Málaga-Osasuna y Athetic Bilbao-Racing Santander.

La fecha cierra en domingo con otro duelo entre barceloneses y capitalinos en el Espanyol-Atlético de Madrid.