El Parlamento italiano ha preparado varias modificaciones sobre el plan de austeridad presentado el pasado domingo por el presidente de Ejecutivo, Mario Monti, por un valor de 30.000 millones de euros, informa hoy el diario "Corriere della Sera".

Se trataría de la adecuación a la inflación de las pensiones a partir de 1.400 euros, en lugar de los 976 euros, que establecía el plan de Monti.

Otra de las medidas es la reducción del impacto del impuesto sobre bienes patrimoniales en la primera casa con un techo de 200 euros, a excepción de las viviendas de lujo, y la graduación de las cuotas para el que vaya a la jubilación con seis años de retraso con respecto el régimen precedente.

Por otra parte, el presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, y el del Senado, Rentto Shifani, han confirmado las reforma de las pensiones vitalicias de los parlamentarios.

Para el Instituto de Estadística Italiano (ISTAT), estas medidas tendrán un impacto negativo sobre el crecimiento.

Las medidas aprobadas por Monti en Consejo de Ministros figuran el aumento del IVA en dos puntos, del 21 al 23 %, a partir de septiembre de 2012 y el aumento del tiempo de cotización para jubilarse con las llamadas pensiones de antigüedad, que, a partir de 2012, será de 41 años para las mujeres y de 42 para los hombres.

Asimismo, se congelan las pensiones superiores a 960 euros al mes, mientras que se mantiene su actualización basada en la inflación para aquellas inferiores, lo que el Parlamento desea cambiar.

Además, en el plan del Gobierno, que finalmente no sube el tipo máximo del impuesto sobre la renta de las personas físicas, se tasan los bienes de lujo y se reintroduce el impuesto sobre bienes inmuebles a la primera casa, extendiéndolo también a la segunda y tercera vivienda.

Los tres principales sindicatos italianos, CGIL, CISL y UIL han anunciado la convocatoria de paros de 2 y 4 horas de duración para el próximo lunes contra el plan de ajuste presupuestario y de reformas económicas aprobado este domingo por el Gobierno tecnócrata de Mario Monti.

Durante una rueda de prensa en Roma, el secretario general del CISL, Raffaele Bonanni, y el líder del UIL, Luigi Angeletti, explicaron que la intención de su paro de dos horas es exigir "con fuerza que se abra una negociación" sobre el contenido del plan de ajuste, en particular sobre las reformas del sistema de pensiones y fiscal.