La Bolsa de Tokio cayó hoy lastrada por el descenso de los pedidos de maquinaria en noviembre en Japón, en una sesión en la que predominó la cautela a la espera de la cumbre de la UE que comienza hoy.

El índice Nikkei perdió 57,59 puntos, el 0,66 por ciento, y quedó en 8.664,58 puntos, mientras el Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, cayó un 4,52 puntos, el 0,6 por ciento, hasta 745,11 enteros.

Las pérdidas las encabezaron el sector minero, el de las aseguradoras y el de productos de caucho, al tiempo que terminaron al alza el sector de las casas de valores, el de almacenes de mercancías y el de transporte terrestre.

La caída de casi el 7 por ciento de los pedidos de maquinaria en noviembre, en el segundo mes consecutivo de retroceso, hizo mella en el mercado, que esperaba el aumento del 0,5 por ciento que habían pronosticado los analistas.

Además, los intercambios estuvieron limitados por la precaución inversora ante la cumbre de la Unión Europea que comienza hoy, especialmente después de que un funcionario alemán rechazara informaciones que apuntaban a una nueva propuesta para fortalecer el sistema de rescate en la zona del euro.

"El Nikkei se tomó un respiro al enfriarse las excesivas expectativas ante la cumbre", indicó Yutaka Miura, analista de Mizuho Securities, a la agencia local Kyodo.

El yen se mantuvo hoy estable frente al euro y al dólar, al intercambiarse en la banda de las 104 unidades en relación con la moneda única europea y de las 77 unidades frente a la estadounidense.

Ello no impidió que hubiera retrocesos entre los principales exportadores tras las ganancias de las jornadas anteriores. Así, perdieron terreno valores como el conglomerado Kyocera, que bajó un 1,7 por ciento, o el grupo de material fotográfico Nikon, que se dejó un 2,4 por ciento.

Panasonic cayó un 2,9 por ciento después de conocerse que la empresa, junto a tres compañías europeas, deberá pagar un total de 161,2 millones de euros en multas por un cartel en compresores para refrigeradores entre abril de 2004 y octubre de 2007.

La eléctrica Tokyo Electric Power (TEPCO) cedió un 11,3 por ciento en medio de informaciones que apuntan a que el Gobierno estudia nacionalizar el grupo, operador de la maltrecha central nuclear de Fukushima.

Subió en cambio el fabricante de material óptico y de fotografía Olympus, que se apuntó un 4,4 por ciento tras anunciarse que su junta directiva podría dimitir en la próxima reunión de accionistas, previsiblemente en febrero, a causa de un escándalo de pérdidas encubiertas.

En la primera sección concluyeron a la baja 871 valores, frente a 640 que terminaron al alza y 168 que lo hicieron sin variación.

El volumen de negociación fue de 1.737,81 millones de acciones, por debajo de los 1.811,22 millones de la víspera.