El ministro de Defensa de Perú, Daniel Mora, rechazó hoy cualquier posibilidad de iniciar una negociación con los remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso, tal como solicitó el "camarada Artemio", uno de los cabecillas de esa banda armada.

Mora afirmó que a "Artemio" lo único que le queda es entregarse a la justicia y dijo que el subversivo ha lanzado su propuesta porque "su captura es inminente".

"No hay negociación posible con el Estado, es mi opinión. Si quiere dejar las armas, que se entregue, hay diversas leyes que lo permiten, que entregue las armas y se someta a la justicia", declaró Mora a la cadena Panamericana Televisión.

Enfatizó que en las acciones terroristas de los remanentes de Sendero "no hay nada político e ideológico", sino que son delitos que deben ser juzgados.

"Creo que lo mejor para 'Artemio' y su familia es que él se entregue, se ponga a derecho, deje las armas y creo que todos tranquilos", señaló.

El "camarada Artemio" admitió, en una entrevista publicada por IDL-Reporteros el pasado martes, que Sendero Luminoso ha sido derrotado y pidió al Gobierno iniciar un proceso de diálogo para lograr un acuerdo de paz.

Identificado como José Flores Hala, "Artemio" aseguró que mantiene un destacamento armado en la selva para "garantizar la postura" en su relación con sus lugartenientes presos, pero sin "la mínima intención de blandir las armas de la guerra".

"Con sinceridad queremos plantear que nosotros queremos una solución política; queremos que termine, pero a través de los métodos de una mesa de negociaciones", aseguró.

También reveló ha intentado tener una acercamiento con el Gobierno del presidente Ollanta Humala, quien asumió la Presidencia en julio pasado, pero le han pedido una rendición incondicional, que entregue las armas y se ponga a derecho, algo que rechaza.

Así como "Artemio" lidera a los senderistas en el Huallaga, otro grupo se mantiene en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (Vrae), liderado por los hermanos Quispe Palomino y en alianza con el narcotráfico, según las autoridades peruanas.

"Artemio" considera "mercenarios" a los integrantes del grupo que se desplaza por el Vrae, una amplia zona entre el centro y sur de la selva peruana.

Su pedido de iniciar conversaciones para un acuerdo de paz también ha sido rechazado de manera unánime por los políticos peruanos, quienes afirman que los remanentes del grupo terrorista deben entregar sus armas y rendirse sin condiciones.