La Bolsa de Corea del Sur cerró hoy con un descenso moderado, en una jornada de prudencia inversora en la que se desinflaron las expectativas hacia la cumbre Europa que tendrá lugar hoy y mañana, viernes.

El índice Kospi cayó 7,03 puntos, el 0,37 por ciento, y terminó en 1.912,39 unidades, mientras el indicador de valores tecnológicos Kosdaq ganó en cambio 2,97 puntos, un 0,59 por ciento, y se situó en 508,65 puntos.

Los inversores reflejaron en el parqué sus dudas sobre el resultado de la cumbre europea que comienza hoy, especialmente los institucionales y privados, que optaron por las ventas, mientras que entre los inversores extranjeros hubo una mayor demanda.

Las pérdidas estuvieron lideradas por el sector automovilístico, en el que el primer fabricante surcoreano, Hyundai Motor, perdió un 1,76 por ciento, mientras que su filial de componentes Hyundai Mobis retrocedió un 2,18 por ciento.

El fabricante de pantallas LG Display sufrió una fuerte caída de más del 5 por ciento entre rumores de que el grupo planea llevar a cabo un aumento de capital, algo que fuentes de la propia compañía negaron.

El operador de telefonía móvil KT cedió un 2,64 por ciento después de que un tribunal le ordenara seguir ofreciendo servicios para móviles de segunda generación, lo que aleja sus esperanzas de entrar en el mercado del 4G.

La moneda local perdió 5,3 unidades frente al dólar, que se intercambiaba por 1.131,4 wones al cierre de la sesión.