Un ataque aéreo israelí a un automóvil cerca de un parque atestado en el centro de la Ciudad de Gaza mató el jueves a dos milicianos, en el segundo ataque con misiles esta semana después de un período de calma relativa a lo largo de la frontera entre Israel y Gaza.

Incidentes similares han provocado en el pasado enfrentamientos entre Israel y Gaza, gobernada por Hamas. Después del ataque del jueves, los militares israelíes alegaron que los dos muertos habían planeado infiltrarse en Israel para atacar soldados y civiles, aunque no dieron detalles.

Agregaron que uno de los dos participó en un ataque suicida en Israel hace cinco años que mató a tres civiles israelíes. Hamas identificó al otro como el sobrino del primero y miembro del ala militar del movimiento.

El automóvil estaba cerca de un parque concurrido en el centro de Gaza. El misil provocó una explosión que envolvió el vehículo en llamas. Los testigos vieron un cadáver semidecapitado y una pierna y una mano de la otra víctima.

Cinco peatones también resultaron heridos por el ataque, dijo Adham Abu Salima, un funcionario del ministerio de Salud de Gaza.

Ihab Ghussein, portavoz del ministerio del interior de Gaza, dijo que el ataque "fue un crimen injustificado cometido en un área poblada y es parte de una intensificación ofensiva contra la Franja de Gaza".

Israel ha matado a presuntos milicianos con misiles, incluso en un ataque el miércoles en la madrugada que dejó un muerto y dos heridos.

En otra fuente de fricción, las autoridades municipales de Jerusalén anunciaron que cerrarán una entrada a un santuario disputado entre israelíes y palestinos, medida que podría desencadenar una nueva ola de violencia entre musulmanes y judíos.

Toda obra en el área en torno de la Ciudad Vieja, conocida por los judíos como el Monte del Templo y por los musulmanes como el Noble Santuario, provoca condenas indignadas y a veces violencia de los palestinos, muchos de los cuales sospechan que Israel se propone dañar los santuarios musulmanes.