Una nueva encuesta realizada por la editorial de la Convención Bautista del Sur daría argumentos a quienes quieren cambiar el nombre de la congregación protestante más grande de Estados Unidos.

En septiembre, el presidente de la convención, Bryant Wright, anunció la creación de una comisión para estudiar la idea del cambio de nombre. La comisión todavía no hizo una recomendación, pero pidió a la editorial Lifeway Research que sondee a la opinión pública.

Los resultados del sondeo realizado a través de la internet indican que el 40% de los encuestados tienen una opinión desfavorable de los bautistas del sur.

Wright, pastor de la iglesia bautista Johnson Ferry en Marietta, Georgia, dijo que el cambio ayudaría a la congregación de unos 16 millones de feligreses a instalar nuevas iglesias en momentos que disminuye la membresía.

Según cifras de la convención, los bautismos disminuyeron en un 5% en 2010 con respecto al año anterior. La membresía total se redujo en un 0,15%, el cuarto año consecutivo en que se registra una disminución.