El presidente cubano Raúl Castro llegó el miércoles a Trinidad para asistir a una cumbre comercial con líderes caribeños, hecho que obligó a cambiar la sede de la reunión en el último momento debido al embargo comercial de Estados Unidos sobre su país.

La conferencia no pudo llevarse a cabo en el Hilton Trinidad & Conference Centre debido a que las leyes estadounidenses prohíben proporcionar servicios a la delegación cubana. El hotel es propiedad del gobierno trinitario, pero lo opera una compañía de Estados Unidos.

El ministro trinitario de Relaciones Exteriores, Suruj Rambachan, dijo que el gobierno mudó la conferencia a la Academia Nacional de Artes Escénicas.

"Trinidad y Tobago respeta el derecho internacional, y mientras éste no cambie, no será posible realizar el evento en el Hilton", señaló.

Las delegaciones de otros países permanecerán en el Hilton, mientras que los funcionarios cubanos fueron hospedados en el cercano hotel Kapok.

En un comunicado, el Hilton señaló que no fue capaz de obtener una licencia que le hubiera eximido de la medida que prohíbe a empresas con sede en Estados Unidos proporcionar servicios que pudieran beneficiar al gobierno cubano.

Funcionarios de los 15 países miembros del bloque comercial caribeño no han emitido una agenda de la reunión del jueves, la cual se espera se enfoque en las relaciones comerciales. La cumbre comenzó a llevarse a cabo hace una década para marcar la decisión en 1972 por parte de Trinidad y Tobago, Barbados, Jamaica y Guyana de restablecer relaciones con Cuba a pesar de fuertes objeciones de Estados Unidos.

Castro recibió un saludo de 21 disparos de salva poco después de su llegada el miércoles e insistió en pasar revista a las tropas locales a pesar de una fuerte lluvia. Luego se reunió con el presidente y el primer ministro de Trinidad antes de colocar una corona de flores en el monumento a los soldados que murieron en la Segunda Guerra Mundial.