El presidente y consejero delegado de Grifols, Víctor Grifols Roura, recibió en Nueva York el premio al Líder Empresarial de 2011, que cada año concede la Cámara de Comercio España-Estados Unidos, en reconocimiento a su gestión al frente de esa empresa biosanitaria.

La Cámara de Comercio quiso reconocer así la trayectoria profesional del empresario español, que preside Grifols desde 1987 y a la que "ha impulsado y consolidado desde ser una empresa familiar a ser el tercer productor mundial de fármacos biológicos derivados del plasma" (hemoderivados), según la institución.

"Este premio es la perfecta culminación de la posición que la compañía ha alcanzado en Estados Unidos tras la importante operación corporativa realizada en el último año", dijo Grifols al recibir este galardón de manos de la ministra de Cultura española, Ángeles González Sinde.

Grifols se refirió también a los orígenes de la empresa, "era 1940, había terminado la guerra civil española y empezado la Segunda Guerra Mundial. Eran tiempos muy difíciles. Ahora también hay crisis en España, pero el mensaje es que en estos momentos de dificultades también se pueden hacer cosas. Nadie nos tiene que dar lecciones".

La Cámara elogió su labor de varias décadas al frente de la firma, en la que desde su puesto de consejero delegado ha sido "el responsable de la profunda reorganización de la compañía que ha permitido establecer las bases del grupo empresarial".

El empresario catalán, que estudió Ciencias Empresariales en la Universidad de Barcelona y se incorporó a la empresa familiar en 1973, donde como director comercial reestructuró su red de ventas en España y acometió su internacionalización en 1988, al abrir la primera filial en Portugal, para después implantarse en otros mercados como los de Estados Unidos y Latinoamérica.

"Latinoamérica es un área emergente también muy importante donde progresivamente las ventas están aumentando", dijo Grifols durante una entrevista con Efe, al tiempo que indicó que están presentes en la región con filiales en Argentina, Chile, México, Brasil y Colombia.

La firma española está presente en EE.UU. desde 1990, cuando estableció su sede en Miami (Florida), y fijó los países de Centroamérica y Caribe como principales áreas de influencia, a los que siguieron Argentina y Chile en 1991.

"Estados Unidos siempre ha sido un área clave en la estrategia de expansión internacional de Grifols", dijo el galardonado, que también señaló que "las perspectivas de crecimiento en este mercado son muy positivas" tras las adquisiciones realizadas para "asegurar el crecimiento del grupo".

En 1995 la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por su sigla en inglés) de EE.UU. le concedió una licencia de establecimiento para su planta de producción de Parets del Vallés (Barcelona) y otra para su producto albúmina, y en 2009 otra para comercializar en este país una nueva inmunoglobulina intravenosa líquida, con una concentración del 5 %.

En 2002 y 2003, el empresario español adquirió la estadounidense SeraCare, que le aseguraba el suministro de materia prima mediante la ampliación del número de centros para la obtención de plasma en propiedad, y dispone en este país de dos plantas de fraccionamiento de plasma.

La firma española ha adquirido en EE.UU. Talecris, por la que pagó en torno a 4.000 millones de dólares, incluyendo su deuda, y que genera cerca del 60% de su facturación, además de emplear a más de 8.000 personas en este país, que representan el 75% de su plantilla.

En EE.UU., el mercado más importante del mundo en hemoderivados por volumen de ventas, Grifols "ha invertido de 2002 a 2011 cerca de 5.000 millones de dólares, incluyendo inversiones directas de capital (CAPEX), así como recursos destinados a I+D+i y esas adquisiciones", dijo a Efe el galardonado.

La empresa española, que salió a Bolsa en 2006 y cuenta con 24 filiales propias, está presente en 90 países del mundo que incluyen los ya citados, así como República Checa, Reino Unido, Alemania e Italia.