El Tribunal de Apelación de El Cairo rechazó hoy la recusación del juez Ahmad Refaat, que preside el proceso contra el expresidente egipcio Hosni Mubarak por su supuesta implicación en la matanza de manifestantes en la revolución de enero pasado.

Según la agencia de noticias estatal egipcia, Mena, la corte de apelación dispuso que Refaat continúe como presidente del tribunal que juzga a Mubarak, a sus dos hijos, Alá y Gamal, al exministro del Interior Habib al Adli y a seis de sus asesores.

Un abogado de las víctimas en el proceso contra Mubarak, Asad Heikal, dijo a Efe que la sentencia sobre la recusación del juez es firme, lo que podría implicar la próxima reanudación del juicio contra el expresidente, cuya última sesión se celebró el pasado 22 de octubre.

La corte también impuso una multa de 6.000 libras egipcias (unos 994 dólares) al abogado de las víctimas que denunció a Refaat.

El cambio del juez fue solicitado tras la sesión del juicio contra Mubarak celebrada el 24 de septiembre pasado, cuando testificó el jefe de la Junta Militar egipcia, el mariscal Husein Tantaui.

Al final de esa vista, que duró hora y media, uno de los letrados de las víctimas, Ashraf Amin Atwa, denunció que "el tribunal no permitió a los abogados hacer preguntas al mariscal" y que "solo uno de los letrados pudo interpelarlo".

Además, los abogados de la acusación denunciaron que Refaat trabajó como consejero jurídico en la Presidencia egipcia durante el mandato de Mubarak.