Jorge Abel Ibarguen Palacio, un ex miembro de la guerrilla colombiana FARC, fue sentenciado el miércoles a 130 meses en prisión por un juez de la corte federal de Manhattan.

Ibarguen Palacio fue arrestado en febrero del 2008 tras un tiroteo con la policía panameña desde un barco en las costas de Panamá.

El colombiano se declaró culpable en febrero de este año de proveer apoyo material a una organización extranjera terrorista, tal y como se considera en Estados Unidos a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

"La sentencia de hoy marca otro procesamiento exitoso de un miembro de las FARC y representa otro golpe para esta peligrosa organización terrorista", dijo Preet Bharara, el fiscal general del distrito sur de Nueva York, en un comunicado.

Ibarguen Palacio pertenecía al Frente 57 de las FARC, en el departamento colombiano de Choco, cercano a la frontera con Panamá. El Frente lidia con tráfico de cocaína y con la obtención de armas, munición y otros materiales para las FARC, señaló la fiscalía.

Yarlei Bañol Ramos, quien también era miembro del Frente 57, fue sentenciado en septiembre a 15 años en prisión.

Bañol Ramos, Ibarguen Palacio y Alexis Freddy Mosquera Rentería fueron extraditados a Estados Unidos en abril del 2009.

Los colombianos se enfrentaron a tiros con policías fronterizos panameños frente a las costas de la localidad de Jaqué, en la provincia selvática de Darién, fronteriza con Colombia, en 2008.

Las autoridades panameñas dijeron que el enfrentamiento se produjo luego que una lancha patrullera de la policía divisó una embarcación en alta mar, la cual aparentaba haber quedado varada. Al acercarse a las playas de Jaqué los colombianos exigieron con violencia que los llevaran a otro sector, lo que motivó un primer enfrentamiento donde los rebeldes sacaron a relucir armas.

Segun las autoridades, unos quince policías panameños que se encontraban en las costas de Jaqué llegaron inmediatamente a auxiliar a sus compañeros en altamar. En un segundo enfrentamiento, tres colombianos resultaron heridos.

Una inspección al bote en el que se trasladaban los colombianos permitió la recuperación de explosivos y detonadores, rifles automáticos, cientos de municiones, equipos de comunicación y uniformes de camuflaje con bandas de las FARC, dijeron las autoridades.