El senador demócrata Charles Schumer expresó el miércoles su esperanza de que el Congreso avance durante el 2012 en el tema migratorio debido a que algunos legisladores republicanos le han notificado su disposición a trabajar con la bancada demócrata.

"No creo que estén listos para votar el Dream Act o sobre una reforma migratoria integral, pero estamos recibiendo algunas" señales, indicó el presidente del subcomité de inmigración en referencia a un proyecto de ley para regularizar el estatus migratorio de quienes ingresaron ilegalmente al país antes de los 15 años, pero que no obtuvo los votos necesarios en diciembre pasado en el Senado.

"Durante los últimos dos meses, nada realmente público, pero hemos recibido señales de ciertos republicanos para trabajar juntos", señaló sin identificar a legislador alguno ni los temas a los que se refirieron, al participar junto otros siete senadores de su partido en una conferencia para medios de la comunidad hispana.

Expresó esperanza en que "2012 será un poquito mejor, tal vez bastante mejor que en 2011 en temas migratorios". Schumer indicó que el candidato republicano tendrá un discurso más moderado que el mostrado durante los debates de los candidatos a las primarias.

Señaló que el liderazgo del congreso "frecuentemente sigue al candidato en el año electoral. No estoy garantizando que haremos A, B y C, pero mi esperanza es porque veo destellos", agregó el senador por Nueva York.

El senador demócrata Robert Menéndez hizo énfasis en que Schumer se refería a aspectos puntuales del debate migratorio porque "no creo que, a menos que cambie la dinámica, vayamos a tener reforma migratoria integral con ayuda republicana".

Acusó a la bancada republicana de atender reiteradas invitaciones del presidente Barack Obama para abordar una reforma migratoria integral, que solucione el estatus de casi 11 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin la debida documentación.

El senador cubano-estadounidense por Nueva Jersey eximió a su partido en la capacidad que ha mostrado el Congreso no solamente en llegar a acuerdos bipartidistas en torno a migración, sino a otros temas como la deuda externa.

Obama prometió una reforma migratoria durante su campaña electoral, pero el Congreso no aprobó medida alguna ni siquiera cuando los demócratas controlaban ambas cámaras durante el periodo legislativo que culminó en diciembre.

Las protestas de la comunidad hispana sobre un número sin precedentes de deportaciones llevaron al gobierno a anunciar en agosto una política para concentrar las deportaciones en inmigrantes con antecedentes criminales.

Menéndez dijo que la discrecionalidad otorgada por el gobierno de Obama es la mayor otorgada por presidente alguno, pero admitió que la aplicación de la política "es todavía un trabajo en proceso".

Los otros senadores asistentes fueron Mark Begich (Alaska), Richard Blumenthal (Conectituct), Jack Reed (Rhode Island), Bill Nelson (Florida), Kay Hagan (Carolina del Norte) y Tom Udall (Nuevo México).

____

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo