El nuevo líder estudiantil Gabriel Boric, quien desplazó en una reñida elección a la carismática dirigente comunista Camila Vallejo, advirtió el miércoles al gobierno de nuevas movilizaciones el año entrante y su pretensión de cambiar el país.

Boric, también de izquierda, se impuso estrechamente a Vallejo por 189 votos en una votación record de 14.000 estudiantes en la que participó el 60% del alumnado de la Universidad de Chile, la principal del país.

Vallejo lideró junto a Giorgio Jackson, de la Universidad Católica, la rebelión estudiantil contra el sistema educacional y las masivas movilizaciones iniciadas en mayo, que concluyeron sin que el gobierno accediera a sus principales demandas, el término del lucro en establecimientos con aportes fiscales y avanzar hacia la gratuidad en la educación.

El gobierno, sin embargo, aumentó los recursos para la educación a 12.000 millones de dólares y envió un proyecto de ley al Congreso para terminar con la dependencia municipal de los colegios de enseñanza media, una de las exigencias de los estudiantes secundarios. Pero la iniciativa no fue consultada y ha suscitado más rechazos que apoyos.

La renovación de la directiva estudiantil de la Universidad de Chile implica cierta radicalización del sector universitario, pues el izquierdista Boric, egresado de derecho, manifestó que no sólo lucharán por sus reivindicaciones, sino por cambios en el país.

"Estamos conscientes de la responsabilidad histórica de ser parte del movimiento que no sólo quiere cambiar la educación, sino cambiar Chile", dijo a radio Cooperativa.

Boric fustigó también al sistema y a los políticos tradicionales del país.

"Nuestra apuesta hoy día es constituir nuevos sectores políticos. Creemos que el parlamento, que la actual institucionalidad en Chile, no dan el ancho para contener las demandas del movimiento social que comienza aparecer hoy en Chile", agregó Boric.

Si bien Boric y el grupo izquierdista del que forma parte es crítico del Partido Comunista de Vallejo así como de la coalición centroizquierdista que gobernó el país tras el retorno de la democracia en 1990, dijo que "entendemos que los adversarios del movimiento estudiantil, los adversarios de la educación pública están hoy día en La Moneda (la sede de gobierno) y en el parlamento".

Vallejo, que quedará como vicepresidenta de la organización estudiantil, sugirió que en su derrota hubo participación del gobierno y de la derecha.

Jackson no repostuló a la presidencia de su organización y su sucesor es del mismo movimiento centroizquierdista.

El ex presidente Ricardo Lagos, objeto de críticas de los dirigentes estudiantiles, también en radio Cooperativa apoyó lo señalado por Boric.

"Me parece bien el planteamiento que hace el presidente de la Fech porque dice que en el fondo queremos ser independientes de los políticos", dijo.

La protesta estudiantil mantuvo paralizadas la mayoría de las 25 principales universidades hasta mediados de noviembre. La reanudación de las actividades se hizo tras la amenaza del gobierno por cortar los recursos a las universidades estatales.