El ex campeón mundial de boxeo Antonio Cervantes "Kid Pambelé" no tiene el mal de Parkinson, según el informe médico que recibió su familia luego de dos días de exámenes en centros especializados de Cartagena.

La sospecha de que pudiese padecer la enfermedad creció cuando la salud del ex boxeador se deterioró en medio de un evidente movimiento involuntario de manos, pies y boca.

El neurólogo Edgar Castillo realizó el lunes los primeros exámenes y el ex púgil, próximo a cumplir 66 años, luego quedó en manos del médico internista Fabián Figueroa.

"Mi papá no tiene nada, gracias a Dios. Le hicieron los exámenes y todo está bien, él no tiene mal de Parkinson certificaron los médicos", afirmó el miércoles al diario El Universal de Cartagena su hijo José Luis. "Estaba así, tembloso, por unos medicamentos psiquiátricos que se le suministran (por su adicción a las drogas)".

El campeón junior welter de la Asociación Mundial de Boxeo entre 1972-75 y 1978-80 comenzó a consumir narcóticos en 1980, antes de perder con Aaron Pryor la corona por segunda ocasión, según reveló en junio cuando se dedicaba a promocionar su libro "Asalto 16".

"Estoy bien, me pusieron dextrosa. Eso me quitó lo que tenía", dijo "Kid Pambelé", una de las grandes figuras del deporte colombiano de todos los tiempos.

La salud de Cervantes se deterioró mucho en las últimas semanas, comía poco y no se levantaba de la cama, reveló a la prensa su hermana Felipa.

Cervantes viajará dentro de unos días a Turbaco, en el departamento de Bolívar, donde vive con su familia. Ahora está feliz con la buena notica que le dieron los médicos.

"Estaré en la casa en Turbaco (el 23 de diciembre, el día de su cumpleaños), no pido nada en especial, pero recibo todo lo que lleven", declaró "Pambelé" el miércoles al diario El Heraldo de Barranquilla.