Los Marlins siguieron mostrando el miércoles la billetera más poderosa de las reuniones de invierno en las Grandes Ligas, pero ello no fue suficiente para que consiguieran el premio mayor en el mercado: el dominicano Albert Pujols.

Pujols no estuvo dispuesto a aceptar la oferta de más de 200 millones de dólares presentada por los Marlins, que sin embargo anunciaron como nuevo integrante a otro codiciado agente libre y siguieron haciendo negociaciones tras bastidores en busca de reforzar todavía más un plantel que busca tener un debut rutilante en su nuevo parque.

Miami, que dominó el mercado bajo las órdenes de su presidente Jeffrey Loria, aumentó a 191 millones de dólares su andanada de egresos en menos de una semana, al llegar á un acuerdo por cuatro años y 58 millones de dólares con el zurdo Mark Buehrle, apenas horas después de completar un convenio con el campocorto estelar dominicano José Reyes.

"¿Qué tal si contratamos a otros tres?", preguntó el venezolano Ozzie Guillén, nuevo piloto de Miami. "Hay que pedir mucho, por si acaso".

Se trata de un vuelco notable por parte de un equipo que tuvo la nómina más modesta de las Grandes Ligas en el 2006.

"Los pececillos se han convertido en Marlins", dijo el agente Scott Boras.

Pero Pujols no aceptó la oferta, y los Marlins concentraron su atención en el pitcheo, con el objetivo de tener un buen comienzo de la campaña en abril, dentro de su estadio de techo retráctil, que tuvo un costo de 515 millones de dólares. Jamás ha habido señales claras de que Pujols, tres veces nombrado el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional y quien conquistó recién su segundo título de la Serie Mundial en seis temporadas, esté dispuesto a dejar las filas de los Cardenales de San Luis.

"Espero que la otra fiera siga en San Luis", dijo el ex manager cubano de los Marlins, Fredi González, quien ahora es rival de Miami en la División Este de la Liga Nacional, al frente de los Bravos de Atlanta.

El presidente de los Marlins, David Samson, confirmó que el club ha retirado su oferta por Pujols. Y aunque el primera base no ha anunciado una decisión, hubo otras transacciones interesantes en el tercero de cuatro días de reuniones.

Colorado cedió al taponero Huston Street a San Diego, a cambio de efectivo y de un pelotero por anunciar. Minnesota completó un acuerdo por 4,75 millones de dólares con el cerrador Matt Capps y Pittsburgh definió su convenio con el zurdo Eric Bedard (por 4,5 millones) y con el jardinero Nate McLouth (1,75 millones). Los Piratas adquirieron también al pelotero dominicano Yamaico Navarro, procedente de Kansas City, a cambio de un par de jugadores de ligas menores.

San Francisco formalizó un canje para obtener al puertorriqueño Angel Pagán y a un pelotero por definir o efectivo, de manos de los Mets de Nueva York, que a cambio se hicieron de los servicios del boricua Andrés Torres y del dominicano Ramón Ramírez.

Los Yanquis de Nueva York, inusitadamente austeros en las reuniones, consiguieron los derechos para negociar con el paracorto Hiroyuki Nakajima, de los Seibu Lions, que militan en la Liga Japonesa del Pacífico. Si lo contratan en 30 días, deben pagar al club nipón una cuota de dos millones de dólares por el visto bueno al acercamiento.

Por la noche, tres agentes libres decidieron quedarse en sus antiguos clubes al aceptar las ofertas de arbitraje salarial que se les hicieron el mes pasado.

El dominicano David Ortiz, de Boston; el venezolano Francisco Rodríguez, de Milwaukee, y el intermedista Kelly Johnson, de Toronto, aceptaron las propuestas.

Sin embargo, los Cerveceros podrían terminar cediendo a Rodríguez a otro club que necesite un taponero.

Y justo antes de la medianoche, los Astros de Houston contrataron a Jeff Luhnow como gerente general. Luhnow, quien era vicepresidente de búsqueda de talentos de los Cardenales, es el séptimo gerente general que se nombra en las mayores desde que concluyó la campaña anterior.

El gerente general de Texas, Jon Daniels, pareció resignado a perder al as C.J. Wilson, otro lanzador cortejado por los Marlins.

"No he recibido una llamada pare decirme que él decidió marcharse, pero estamos preparados para esa llamada", dijo Daniels.

Luego de ganar la Serie Mundial del 2003 y de desmantelar el plantel por la falta de ingresos, Loria está adquiriendo agentes libres como si fueran cuadros de artistas famosos. El directivo se ha dedicado también al comercio de obras de arte.

Su objetivo es construir una potente maquinaria (Miami Sound Machine), financiada con el dinero que deje el nuevo estadio, al que se espera que asistan multitudes de espectadores.