Un ganador del premio Nobel de Economía reconoció el miércoles que hace una década temió que el euro tendría problemas ante la ausencia de suficiente coordinación fiscal entre los países que lo usan.

Christopher Sims, que comparte este año el premio, dotado con 1,5 millones de dólares, con el también estadounidense Thomas Sargent, indicó que la crisis financiera europea se debió en parte a que la divisa común usada por 17 naciones careció de un "respaldo financiero claro" cuando fue creada.

Sims se refirió a su investigación del 2002 "Los precarios cimientos fiscales de la Unión Monetaria Europea", en la que escribió sobre los riesgos de la crisis del euro y la posibilidad de un contagio.

Su conclusión fue que "seguramente habrá un tipo de crisis", indicó a los periodistas.

Sims dijo el miércoles que no sabía qué medidas proponer a los gobiernos europeos. "Esa es la incógnita. Aún no lo sabemos".

Sims se encuentra en la capital sueca con los otros ganadores de este año de los Nobel de economía, física, química y medicina. Participan en una semana de entrevistas y seminarios antes de recibir los galardones el sábado, a lo que seguirá un banquete.

Sims ganó el Nobel por sus investigaciones en la causa y efecto entre la economía y la política gubernamental, que ayuda a los políticos a determinar si los gobiernos deberían reducir los déficit o gastar más para consolidar la economía global.

El premio de Economía no figura entre los originales del Nobel y fue creado en 1968 por el banco central de Suecia.

Es entregado al mismo tiempo que los otros Nobel el 10 de diciembre en Estocolmo — aniversario de la muerte del industrial sueco Alfred Nobel en 1896.

El Nobel de la Paz será entregado en Oslo el mismo día.