La Bolsa de Tokio terminó hoy con una sólida subida, que la llevó a su máximo en el último mes, ante el optimismo por posibles avances en la resolución de la crisis de deuda en la zona euro en la cumbre de líderes de la UE que comienza este jueves.

El selectivo Nikkei subió 147,01 puntos, el 1,71 por ciento, y quedó en 8.722,17 puntos, mientras el Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, ganó 11,62 puntos, el 1,57 por ciento, hasta los 749,63 enteros.

Las ganancias se concentraron en el sector del transporte marítimo, el de hierro y acero y el de metales no ferrosos; el sector minero, el de transporte aéreo y el de maquinaria de precisión fueron los únicos que perdieron terreno.

Los inversores optaron por las compras apoyados en la esperanza de que se tomen medidas adicionales para afrontar la crisis de deuda en la zona euro, después de que informaciones de prensa apuntaran a que los líderes de la UE consideran fortalecer el sistema de rescate para los miembros endeudados.

"Las esperanzas están en pie, aunque es muy posible que la cumbre finalice en decepción", opinó Fumiyuki Nakanishi, analista de SMBC Friend Securities, en declaraciones a la agencia local Kyodo.

Los valores exportadores subieron animados por la pausa en la apreciación del yen frente al euro y el dólar.

La moneda única europea subió hoy hasta la banda baja de los 104 yenes, mientras que el dólar se mantuvo firme en la banda alta de los 77 yenes.

Esto impulsó al alza a gigantes como Toyota Motor, que creció un 2,5 por ciento, o el grupo electrónico Sony, que se apuntó un 5,9 por ciento.

Destacó la subida de la naviera Mitsui O.S.K., que se apreció un 11,2 por ciento después de que lograra un principio de acuerdo con otras cuatro firmas del sector para operar petroleros de gran tamaño a partir de febrero de 2012.

El consorcio Meiji subió por su parte un 5,1 por ciento y se recuperó así de la caída sufrida la víspera, cuando la firma hizo público que había detectado cesio en niveles bajos en su fórmula láctea para bebés, supuestamente procedente de la central de Fukshima.

El grupo Olympus, envuelto en un escándalo financiero, se depreció un 5,2 por ciento tras seis días consecutivos de ganancias, después de que ayer un equipo de investigación revelara que la firma encubrió pérdidas por más de 117.000 millones de yenes (casi 1.300 millones de euros).

En la primera sección terminaron al alza 1.366 valores, frente a 204 que bajaron y 92 que acabaron sin variación.

En total cambiaron de manos 1.811,22 millones de acciones, por debajo de los 1.594,21 millones de la víspera.