El activista negro Mumia Abu-Jamal, exmiembro del grupo Panteras Negras, no será ejecutado después de que la fiscalía de Filadelfia (estado de Pensilvania) rechazara hoy la condena tras treinta años de batallas legales.

En un caso que dio la vuelta al mundo, Abu-Jamal fue condenado a la pena capital por la muerte del policía blanco Daniel Faulkner en diciembre de 1981 y tras la decisión de la Fiscalía ahora cumplirá cadena perpetua, según las leyes del estado de Pensilvania.

Grupos de activistas y pro derechos humanos habían pedido que se conmutara la pena de muerte a Abu-Jamal, ya que el jurado había sido desinformado durante el proceso.