Un sistema de detección de radiación fue inaugurado el miércoles en Shanghai, el puerto más grande en China, como parte de los esfuerzos conjuntos entre Washington y Beijing para evitar el tráfico ilegal de materiales nucleares para fabricar armas o en actos terroristas.

El sistema intenta hacer una amplia revisión como parte de la Iniciativa Megapuertos, un esfuerzo del Departamento de Energía de Estados Unidos para proveer con sistemas de escaneo en 100 de los puertos más grandes del mundo.

Shanghai es el 40vo puerto del mundo y el primero en China.

La necesidad de mayor vigilancia contra el transporte ilícito de materiales nucleares se hizo evidente después de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York y Washington.

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear, del Departamento de Energía, ha sido criticada por los retrasos para instalar los detectores. Algunos países se han resistido a su colocación argumentando que podrían volver lento el tráfico en todos los puertos.

La instalación del sistema en Yangshan, en aguas profundas del puerto de Shanghai, refleja "el compromiso del gobierno chino para interceptar materiales nucleares y combatir el terrorismo nuclear", dijo Thomas D'Agostino, quien encabeza la Administración Nacional de Seguridad Nuclear.

Aunque Washington y Beijing han tenido enfrentamientos sobre cómo manejar temas como el programa nuclear de Irán, China se ha ganado el reconocimiento de los funcionarios estadounidenses por su papel para ayudar a dispersar las tensiones por las actividades nucleares de Corea del Norte.

Con el equipo de fabricación china instalado para el proyecto Megapuertos, Shanghai ahora tiene capacidad para revisar 100% de sus exportaciones en busca de radiación, dijo D'Agostino.

El puerto embarcó 3,86 millones de contenedores navieros de enero a octubre de este año y 679.042 de ellos (18 estaban destinados a Estados Unidos.