El gobierno ecuatoriano informó el miércoles que autorizó a la empresa Aurelian Ecuador S.A., subsidiaria de la minera canadiense Kinross, la explotación de un yacimiento del que estiman obtener 6,4 millones de onzas de oro en la selva amazónica del sur del país.

El ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor, informó que "se ha previsto comenzar la fase de producción en el año 2014 con una inversión inicial estimada de 1.100 millones de dólares".

El yacimiento se encuentra en una región despoblada de selva en las estribaciones de la cordillera del Cóndor, a unos 100 kilómetros al sur de Cuenca y a unos 400 kilómetros de Quito.

El proyecto ha sido rechazado por las autoridades del territorio donde se instalará la mina, que consideran que no significa mayores beneficios para ellos; mientras que activistas locales lo rechazan principalmente porque no consultaron si la población indígena está de acuerdo con el mismo.

Sin embargo, el ministro aseguró que el estado ecuatoriano percibirá regalías del 5% cuando la onza de oro se cotice en menos 1.200 dólares, 6% si se ubica entre 1.201 y 1.600 dólares, y 7% si el precio se ubica dentro de los 1.601 y 2.000 dólares y 8% si excede el último rango.

Pástor indicó que la empresa canadiense entregará 40 millones de dólares al estado como regalías anticipadas al firmar el contrato en las próximas semanas y otros 25 millones de dólares en un plazo de entre tres y cuatro meses.

Angel Erreyes, el alcalde de Yantzaza, en cuya jurisdicción se establecerá la mina, y el gobernador provincial de Zamora Chinchipe rechazó el proyecto, Salvador Quishpe, han criticado a la mina.

"Nosotros no nos oponemos a la explotación minera pero se deben definir las zonas sensibles", ha dicho Quishpe.

El dirigente comunitario de Zamora, capital de esa provincia, Fernando Mejía dirigió hace algunas semanas un acto de protesta en el cual denunció que en ninguno de los proyectos se ha dado la consulta previa a las comunidades del sector pese a ser un requisito definido en la Ley Minera y la Constitución.

El ministro aseguró que la operación de la minera generará alrededor de 5.000 plazas de trabajo para los habitantes de esa provincia y que "la tecnología que empleará la empresa Kinross permitirá realizar una explotación sin el uso de elementos contaminantes y con el riesgo mínimo para los trabajadores".

Este es el primer proyecto de explotación aurífera intensiva, ya que la explotación del oro en Ecuador se ha realizado durante décadas de forma artesanal en la zona de Nambija, ubicada en la misma región de Zamora Chinchipe y en Portovelo, en la provincia de El Oro, en el litoral ecuatoriano.