Dos muertos y al menos 150 familias afectadas han dejado las lluvias de las últimas horas en Caracas, capital de Venezuela, informó hoy el jefe de Estado, Hugo Chávez, quien también anunció que ha decidido suspender las clases en los estados más afectados por las intensas precipitaciones.

"Hay que lamentar dos muertes aquí en Caracas, lamentable y dolorosamente", dijo el mandatario que además anunció la suspensión de las clases en todos los niveles en los estados Vargas, Miranda, Mérida y Distrito Capital.

El mandatario apuntó que la medida de la suspensión de las actividades escolares y universitarias la realiza con la idea de proteger a los niños y jóvenes, además de despejar las vías para facilitar el paso de las unidades de Protección Civil y Fuerzas Armadas.

"Ya dejó de llover pero le digo al pueblo venezolano que estemos muy alertas (...) los pronósticos señalan que va a seguir lloviendo por lo menos 48 horas más y esto, me explicaban los técnicos, es producto de los cambios climáticos", señaló Chávez.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Néstor Reverol, indicó que una de las personas fallecidas se encontraba en uno de tres vehículos a los que aplastó un inmenso árbol y el ministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, agregó que la víctima de este accidente era un médico.

En el oeste de Caracas se reportó el otro fallecimiento, una víctima del desbordamiento de una de las cuatro quebradas que colapsaron en la zona.

Reverol también indicó que al menos un centenar de familias afectadas por las precipitaciones habitan en una zona popular del este de la capital y aseguró que ya han sido auxiliadas y puestas a resguardo.

El alcalde del municipio Libertador, oeste de Caracas, pidió a los habitantes de la zona que se mantengan en alerta pues en este sector hay más de 302 lechos de quebradas.

El Aissami dijo desde el estado Zulia, fronterizo con Colombia, que las lluvias que han afectado a esa entidad en los últimos días ya han amainado y que 340 familias afectadas están siendo atendidas en 18 albergues habilitados especialmente para estas personas.

El ministro de Interior aseguró, además, que se mantenía atento a la situación del occidental estado Mérida pues han colapsado varias de las vías.

Las lluvias que azotaron Venezuela durante los dos últimos meses de 2010 causaron 38 muertos y dejaron más de 130.000 damnificados, muchos de los cuales fueron refugiados en dependencias militares y gubernamentales, incluido el palacio presidencial de Miraflores.