El gobierno dominicano anunció el miércoles que por primera vez hará un censo de inmigrantes extranjeros, la mayoría de ellos haitianos ilegales, para conocer su impacto en la economía.

Temístocles Montás, ministro de Economía, detalló en conferencia de prensa que el estudio tratará de conocer las características sociodemográficas de los inmigrantes, las actividades económicas a las que se dedican y su contribución social al desarrollo del país.

El director de la Oficina Nacional de Estadísticas, Pablo Tactuk, detalló que el estudio tendrá un costo de 1,4 millones de dólares y comenzará a realizarse en junio del 2012 con apoyo de organismos internacionales y ayuda económica de la Unión Europea.

En Europa "sabemos cuán delicado es el tema de la inmigración", comentó Irene Horejs, embajadora de la Unión Europea, al insistir en la necesidad de conocer de forma objetiva la migración para encausar las políticas públicas sobre bases racionales.

De acuerdo con estimaciones de Naciones Unidas, entre 600.000 y un millón de inmigrantes del vecino Haití viven sin permiso migratorio en República Dominicana, donde trabajan principalmente en la construcción, como vendedores ambulantes y como peones en el campo.

Ninguno de los censos de población realizados en República Dominicana ha cuantificado el número de inmigrantes legales e ilegales.