Estados Unidos ha sido azotado este año por una docena de desastres naturales mortales que han dejado un récord de pérdidas de miles de millones de dólares.

Con un ataque de dimensiones casi bíblicas de tornados, inundaciones, nieve, sequía, calor e incendios forestales, el país ha visto más catástrofes climáticas en 2011 que generaron daños por al menos 1.000 millones de dólares que en toda la década de 1980, incluso después de ajustar las cifras de entonces a la inflación.

La Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés) sumó dos desastres a la lista el miércoles, con lo que suman un total de 12. Son los incendios forestales en Texas, Nuevo México y Arizona, así como los tornados y el mal tiempo de mediados de junio.

La NOAA utiliza la marca de 1.000 millones de dólares en daños como una referencia para calificar a los peores desastres climáticos.

El clima extremo en Estados Unidos este año ha dejado más de 1.000 muertos, de acuerdo con Jack Hayes, director del Servicio Meteorológico Nacional. La docena de desastres mayores del 2011 suman hasta 52.000 millones de dólares en daños.

El anterior récord de número de desastres que superaron la referencia de la NOAA era de nueve en 2008.

Hayes, meteorólogo desde 1970, dijo que nunca había visto un año con clima tan extremo como este, llamándolo "el mortal, destructivo e implacable 2011".

Y el total este año podría no acabar en 12. Los funcionarios aún están sumando los daños dejados por la tormenta tropical Lee y la tormenta de nieve prematura en el noreste, y hasta el momento cada uno está en 750 millones de dólares. Además, faltan poco más de tres semanas para que el año termine.

Los científicos culpan a una desafortunada combinación de calentamiento global y una probabilidad insólita.

Según ellos, incluso con el tan anunciado incremento de los climas extremos desatados por el cambio climático causado por el hombre, el 2011 en Estados Unidos fue mucho más extremo de lo que habían anticipado. Por ejemplo, los seis mayores brotes de tornados no pueden atribuirse al calentamiento global, dijeron los científicos.

___

En línea:

Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA): http://www.noaa.gov/extreme2011/